Neus Gual

Metgessa especialista en geriatria del Parc Sanitari Pere Virgili.Co-coordinadora del #GeribloC.
Neus Gual

Este lunes 09.11.15 la revista NEJM publica un artículo original que en pocas horas todos  tenemos ya en las manos. El tema: control de la tensión arterial (TA). El grupo de investigación SPRINT presenta los resultados iniciales de un ensayo clínico randomizado, que compara resultados entre pacientes hipertensos no diabéticos (> 50 años) con tratamiento Intensivo (TAS objetivo <120 mmHg) vs tratamiento Standard (TAS objetivo <140 mmHg). La hipótesis: una TAS <120 mmHg puede disminuir más eventos adversos cardiovasculares que el control Standard (TAS<140 mmHg).

La muestra incluye 9.361 pacientes hipertensos, edad mediana de 67.9 años y con aumentado riesgo de eventos cardiovasculares (excluidos pacientes polimedicados, institucionalizados o con eventos cerebrovasculares previos). A lo largo de 26.3 años se objetiva una disminución significativa del outcome principal (infarto de miocardio u otros síndromes coronarios agudos, ictus, insuficiencia cardíaca o mortalidad de causa cardiovascular) en el grupo de tratamiento intensivo (1.65% por año vs 19.2% por año en el grupo Standard, p <0,001), así como también una disminución de la mortalidad por cualquier causa (155 vs 210 muertos; p = 0,003). Estos beneficios son también presentes en el subgrupo de participantes> 75 años (un 30% de la muestra).

Este estudio, sin embargo, también objetiva un aumento significativo de otros efectos adversos (hipotensión, síncopes, alteraciones hidroelectrolíticas y empeoramiento significativo de la función renal) en el grupo de tratamiento intensivo. La magnitud y las diferencias observadas son similares también en el subgrupo de pacientes> 75 años.

Pero no es tan sencillo cuando hablamos de tensión arterial y geriatría....

La revista Age and Ageing publica también este mes este artículo: " Blood pressure and 10-year mortality risk in the Milan Geriatrics 75+ Cohort Study: role of functional and cognitive status", en el que se objetiva como la asociación entre tensión arterial y mortalidad tiene forma de U, siendo una TAS alrededor de 160 mmHg la que se asocia con menor mortalidad. El artículo especifica, sin embargo, que la asociación de mortalidad con la tensión arterial varía en función del estado cognitivo, y que es sobre todo en los pacientes con deterioro funcional o cognitivo, donde una TAS elevada se asocia a mayor supervivencia.

Comentario:
Lo más interesante de los dos estudios es que, a pesar de parecerlo, no son contradictorios. Entre aquellos pacientes mayores hipertensos que conservan un buen estado de salud y que se encuentran con riesgo incrementado de enfermedad cardiovascular, puede valer la pena forzar el tratamiento antihipertensivo vistos los resultados del estudio SPRINT; en cambio, en pacientes con peor estado de salud, el objetivo debería ser otro ... Y es que cada estudio publicado aumenta la evidencia científica de que en Geriatría, la clave está en hacer una asistencia, valoración y plan de tratamiento individualizado, de acuerdo con las características, preferencias, valores y objetivos de nuestros pacientes.

Referencias:

SPRINT Research Group. A Randomized Trial of Intensive versus Standard Blood-Pressure Control. N Engl J Med. 2015 Nov 9.

Ogliari G et al. Blood pressure and 10-year mortality risk in the Milan Geriatrics 75+ Cohort Study: role of functional and cognitive status. Age Ageing. 2015 Nov;44(6):932-7.

 

Tags: ,