Ester Risco

Ester Risco

Infermera at Hospital Clínic de Barcelona/ Universitat de Barcelona
Investigadora en el grup de recerca CURES A LA GENT GRAN DEPENENT (CGGD).
Ester Risco

A las enfermeras geriátricas nos preocupa la percepción de las estudiantes de grado sobre el ámbito de la geriatría. Una percepción más bien negativa y poco motivadora que influirá a la hora de elegir el lugar de trabajo cuando se gradúen.

Un estudio llevado a cabo en Australia entre el año 2007-2014, y publicado este año en la revista Journal of Clinical Nursing, analizó las preferencias de las estudiantes de enfermería hacia las prácticas clínicas. Mediante una plataforma informática se recogieron 6.610 comentarios sobre la preferencia de ámbito de prácticas y las razones. Posteriormente, tanto las preferencias como las razones se analizaron cualitativamente con un sistema de codificación.

De los 6.610 comentarios analizados, se identificó que tan sólo en 602 ocasiones se hacía mención al ámbito geriátrico. Esto representa un 9,2% del total. Y de estos, sólo 102 comentarios eran para manifestar un interés específico hacia esta área. El resto señalaban explícitamente que no les interesaba o que existía algún conflicto que las limitaba para elegirlo en primera opción. Por ejemplo, que ya trabajaban allí. Las principales razones del poco interés eran porque consideraban que tendrían menos oportunidades de aprendizaje y que muy probablemente tendrían más restricciones a la hora de crecer profesionalmente.

Como enfermera asistencial y docente me pregunto si estos resultados estan muy alejados de lo que estamos viviendo actualmente en nuestro país.

Hace 15 días asistí al Congreso de la Sociedad Española de Enfermería Geriátrica y Gerontológica que se celebró en Girona. En este foro también se planteó esta cuestión. Y si, la preocupación existe. Siendo además un tema candente y prioritario para nuestra profesión. Las enfermeras, tanto por nuestro nivel de formación como por las competencias que adquirimos, somos uno de los profesionales con más oportunidades de desarrollo dentro del campo de la geriatría. Y esto es aplicable tanto para el ámbito hospitalario, atención primaria como también en residencias.

La enfermera geriátrica debe liderar procesos de salud fruto del envejecimiento y ser un referente para la sociedad. Nuestra visión de la família y del continuum asistencial dan valor a la práctica clínica en cualquiera de sus vertientes. Y eso lo tenemos que demostrar desde las instituciones. Es necesario que nos replanteemos las funciones y los roles dentro del equipo asistencial. Trabajar en geriatría nos da un mundo lleno de posibilidades de crecimiento. Desde actividades de prevención en las primeras fases de pre fragilidad hasta el rol de acompañamiento en el final de la vida.

 

Por ello, animo a todas las enfermeras geriátricas a ser autocríticas con lo que hacemos y con lo que podemos llegar hacer. Se trata de creer que somos una pieza clave dentro del sistema. Ahora más que nunca tenemos la oportunidad de ser un gran ejemplo para las futuras generaciones de enfermeras. ¿Nos lo creemos?

 

Lea E, Marlow A, Altmann E, Courtney‐Pratt H. Nursing students’ preferences for clinical placements in the residential aged care settingJ Clin Nurs2018;27:143–152. https://doi.org/10.1111/jocn.13859

 

Tags: ,