Esta semana os queremos volver hablar de algo que periódicamente hacemos, como es el tratamiento de la hipertensión (HTA).

Y es que la HTA es uno de los mayores causantes de producir discapacidad e institucionalización. Y aunque la tensión sistólica (Ts) crece de forma lineal a lo largo de las décadas, la tensión diastólica (Td) comienza a descender de forma independiente a partir de la sexta década.

Por lo que la discusión está servida en si es mejor hacer bajar la Ts y conseguir disminuir la morbimortalidad, o no bajar la Td para que no se favorezca la aparición de caídas o de hipotensión ortostática.

Pues hace un par de meses ha salido la “Guideline for the Prevention, Detection, Evaluation, and Management of High Blood Pressure in Adults”, realizada de forma conjunta por varias sociedades científicas norteamericanas, entre las que destacan la American College of Cardiology (ACC) y la American Heart Association (AHA).

Aquí os hablaremos de las recomendaciones más importantes en relación con el anciano. Si queréis estar más informados de lo que dice toda la guía, sin tenerla que leer, que son casi 500 páginas, os recomiendo el post del siempre interesante @rincondesisifo. En esta entrada aparte de las principales recomendaciones de la guía, también os habla de un interesante debate que ha surgido a raíz de esta publicación, y de la negativa de la American Academy of Family Phisicians (AAFP) a secundarla por considerarla demasiado profarmacológica, por decirlo de alguna manera.

Pero vayamos al grano. Esta guía recomienda en las personas mayores, incluido aquellos de más de 80 años, y que vivan en la comunidad, iniciar tratamiento antihipertensivo con el objetivo de conseguir una cifra inferior a 130/75. Con esto se consigue disminuir la morbilidad y la mortalidad, sin un aumento en el número de caídas, ni de aparición de hipotensión ortostática. Estas  recomendaciones están basadas fundamentalmente en los estudios SPRINT y HYVET.

También remarcan que de iniciar el tratamiento con dos fármacos, hay que tener cuidado, y monitorizar estrechamente las caídas y la aparición de hipotensión ortostática.

Finalmente concluyen que estas recomendaciones se basan en unos estudios en los que se excluyeron a aquellas personas que viven institucionalizadas, con múltiples comorbilidades, como demencia, o con  insuficiencia cardiaca avanzada, por lo que no están representados en esta guía.

 

Bibliografía

Whelton PK et al. Guideline for the Prevention, Detection, Evaluation, and Management of High Blood Pressure in Adults. A Report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Clinical Practice Guidelines (ACC/AHA/AAPA/ABC/ACPM/AGS/APHA/ASH/ASPC/NMA/PCNA CLINICAL PRACTICE GUIDELINE). Hypertension. 2017 Nov 13. pii: HYP.0000000000000065. doi: 10.1161/HYP.0000000000000065. 

 

Tags: , , , , ,