En Febrero pasado, la revista JAGS publicó un estudio prospectivo de cohortes en pacientes con EPOC con el fin de comparar los dos sistemas más utilizados de valoración y severidad (GOLD 2013 y BODEx) y su valor para predecir mortalidad y descompensaciones en pacientes mayores de 65 años, hasta la fecha no incluídos en la mayoría de estudios.

La muestra definitiva incluyó a 354 pacientes de Taiwan diagnosticados previamente de EPOC (según criterios GOLD) entre los años 2006 y 2012. Los datos introducidos en la inclusión de pacientes fueron: edad, índice de masa corporal, escala de disnea modificada del Research Council-Mmrc-, índice de comorbilidad de Charlson y función pulmonar post-tratamiento broncodilatador. Se excluyeron los pacientes con cáncer de pulmón con pronóstico de vida de 2 años y los que murieron al año de seguimiento.

La distribución de los participantes se realizó en dos grupos. Uno, según la clasificación de GOLD (porcentage de obstrucción aérea post-broncodilatación, disnea y riesgo de recurrencias) y el otro, según la de BODEx (índice masa corporal, porcentage de obstrucción aérea post-broncodilatación, disnea y número de descompensaciones). En el grupo de la clasificación de GOLD se dividieron en 4 subgrupos (A-D, de menor riesgo de descompensaciones y poca disnea a mayor riesgo y mayor disnea). En el grupo de BODEx se subdividieron en 4 quartiles según puntuación del 0 al 9 (quartil 1-4  de menor a mayor puntuación según severidad). Posteriormente, se compararon utilizando estudio de regresión estadística.

Casi la mitad de los participantes estaban en el grupo de mayor severidad de la clasificación de GOLD (subgrupo D) y más de la mitad en el de menor severidad según la de BODEx (Quartil 1). Los participantes del subgrupo B de GOLD (poco riesgo de descompensación con disnea moderada-severa) eran mayores y tenían mayor índice de masa corporal, comparado con el subgrupo C.

Tras una media de seguimiento de 2,8 años, un 23,4% fallecieron, siendo la mayoría de ellos por causas respiratorias, llegando a poder hacer una predicción de las decompensaciones en un total de 262 pacientes, llegando a la conclusión que la clasificación de GOLD 2013 tiene buen capacidad predictiva de las descompensaciones (subgrupos C y D tuvieron un mayor número de descompensaciones/año en comparación con los subgrupos de menor riesgo) y a su vez podía predecir mejor las descompensaciones totales que el BODEx. La mortalidad según análisis de Kaplan-Meier estadístico mostró que cada percentil de la clasificación de BODEx se asociaba a mayor mortalidad y en el caso de la GOLD 2013 ésta era mayor en el subgrupo D. En este punto, se concluye que la habilidad predictiva de descompensaciones del GOLD 2013 es significativamente mejor que la del BODEx pero no hay diferencias significativas en la predicción de mortalidad.

El estudio también valoró el estado funcional de 186 pacientes según la ECOG performance statusllegando a la conclusión que la funcionalidad era un factor independiente de mortalidad por cualquier causa y que podría explicar porque tanto una como otra clasificación mencionadas no son capaces de predecirla bien en estos pacientes. Análisis multivariables mostraron  que la disnea, el nº de descompensaciones anteriores y un menor índice de masa corporal también eran predictores independientes de mortalidad.

Comentario:

Teniendo en cuenta todos estos resultados, probablemente nos tendremos que plantear qué clasificación creemos mejor en la práctica clínica habitual y si éstas valoran realmente la multidimensionalidad que necesitamos para ajustar el tratamiento más allá de lo estrictamente respiratorio, donde parece que la disnea y la función tienen un papel especialmente importante.

Referencia:

http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/jgs.13258/abstract

 

Fecha publicación: 15/4/15

 

Tags: ,