Mariona Espaulella

Mariona Espaulella

Metge geriatre - Hospital Universitari de la Santa Creu de Vic.

Médico geriatra - Hospital Universitari de la Santa Creu de Vic
Mariona Espaulella

Este otoño se ha publicado la revisión sobre el consenso de sarcopenia que ha realizado el EWGSOP (European Working Group on sarcopenia in Older People) donde se hace especial énfasis en la definición y el diagnóstico.

Actualmente la sarcopenia es considerada una enfermedad del músculo y la definen como un trastorno del músculo esquelético progresivo y generalizado que se asocia a una mayor probabilidad de efectos adversos (caídas, fracturas, discapacidad física y mortalidad).

Algunos de los cambios que aporta el nuevo documento son:

  • La fuerza muscular gana peso, ya que se ha demostrado que es mejor en la predicción de efectos adversos que la masa muscular.
  • La calidad de músculo también es afectada por la sarcopenia y se ha utilizado este término para describir aspectos micro y macroscópicos de la arquitectura y composición muscular (aunque por el momento no se dispone de tecnología suficiente para utilizar esta evaluación de forma rutinaria).
  • La detección de bajo rendimiento físico predice resultados adversos, por lo que estas medidas se utilizan para identificar la gravedad de la sarcopenia.
  • La definición operativa de sarcopenia es la siguiente:
    • Si se detecta baja fuerza muscular, se considera sarcopenia probable
    • Si además se confirma baja calidad o cantidad muscular se confirma el diagnóstico de sarcopenia
    • Y si finalmente, también se obtiene bajo rendimiento físico, se considera que la sarcopenia es severa.

Finalmente hacen una propuesta de cómo evaluar la sarcopenia en la práctica diaria y también en la investigación.

En primer lugar, hay que identificar los pacientes en riesgo de presentar sarcopenia que serían o bien aquellos individuos que presenten síntomas (caídas, debilidad, marcha lenta, dificultad para levantarse de la silla o pérdida de peso / pérdida muscular) o bien utilizar el cuestionario SARC-F (es un cuestionario de 5 preguntas que se autoadministra el paciente que hace un screening del riesgo de sarcopenia). Aquí tenéis el link: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1002/jcsm.12048.

Una vez identificados los individuos con riesgo de sarcopenia hay que pasar a la evaluación la fuerza muscular y hacerlo a través de la fuerza de prensión es una forma simple y barata de poderlo realizar o bien a través del test de levantarse de la silla.

Para confirmar la detección de sarcopenia es necesario obtener una medida de cantidad / calidad muscular, recomendándose el uso de DXA o BIA en la práctica clínica, aunque también se pueden utilizar la TC o la RMN (uso habitual en investigación).

Para determinar la severidad de la sarcopenia será necesaria la realización de medidas de rendimiento físico como son la velocidad de la marcha, SPPB, TUG o bien el test de 400m de marcha.

En el documento también se mencionan múltiples test alternativos para la evaluación de la sarcopenia, pero muchos de ellos todavía nos falta información para poder aplicarlos de forma definitiva.

También aprovecha para clasificar la sarcopenia en primaria cuando es atribuible únicamente al envejecimiento o secundaria si existen factores causantes ± la edad, como son enfermedades sistémicas, inactividad física, ingesta insuficiente ...

Además, también diferencia la sarcopenia en aguda cuando ha aparecido en los últimos 6 meses, o crónica cuando el tiempo desde su inicio es superior. Cuando definimos la sarcopenia como crónica es más probable que se encuentre asociada a otras condiciones crónicas y progresivas por que incrementa el riesgo de mortalidad.

Para finalizar específica que, aunque sarcopenia y fragilidad son términos que a menudo van de la mano, hay que diferenciar entre la fragilidad, que es un síndrome geriátrico y la sarcopenia que es una enfermedad.

Así pues, este documento nos aporta algunas aclaraciones y facilidades para llevar a cabo la evaluación de la sarcopenia en nuestro día a día, aunque probablemente todavía será necesaria mejorar algunos aspectos de su evaluación en un futuro próximo. Es necesario que poco a poco nos vamos acostumbrando a tener en cuenta esta enfermedad que tiene una afectación tan global en nuestros pacientes.

Puntos claves a recordar:

  • Obtener una baja fuerza muscular, es un indicador primario de probable sarcopenia.
  • La sarcopenia se define como una enfermedad muscular que puede ser aguda o crónica.
  • Se propone un algoritmo a seguir para determinar la presencia de sarcopenia.
  • Se recomiendan puntos de corte sencillos y específicos para las medidas que identifican y caracterizan sarcopenia.
  • Estas nuevas recomendaciones tienen por objetivo facilitar la detección precoz y el mejorar el tratamiento de la sarcopenia en la práctica clínica.

Este es un muy buen documento de referencia para iniciarse en el conocimiento de la sarcopenia y dispone de una revisión bibliográfica para ampliar conocimientos sobre el tema. Por lo tanto todos los que estén interesados en profundizar en el tema os recomiendo la lectura del artículo entero que encontrareis en este link:
https://academic.oup.com/ageing/advance-article/doi/10.1093/ageing/afy169/5126243