Sami Loutfi

Sami Loutfi

Metge Geriatra
Adjunt al Servei de Geriatria del Consorci Sanitari de Terrassa.
Unitat Funcional d'atenció domiciliària al pacient crònic i complexe.
Sami Loutfi

Esta semana tengo el placer de publicar el post de Rosa Chito Perona, trabajadora social del Servicio de Geriatría del Consorci Sanitari de Terrassa.

Si tener un alto nivel socioeconómico (de las siglas en inglés, SEP), contribuye a un buen envejecimiento… ¿Qué sucede con los que NO lo tienen?

Algunos estudios apuntan que las desigualdades socioeconómicas condicionan la calidad del envejecimiento y la salud; esto ayuda a proponer políticas que mejoran las desigualdades, el etiquetaje y la atención de los más vulnerables.
Pero, ¿qué sucede con las personas con un bajo SEP? ¿son todas vulnerables? ¿Podemos anticipar que todas tendrán un mal envejecimiento?

El artículo de esta semana, publicado el pasado mes de Febrero en The Gerontological Society of America, tiene como objetivo aportar nuevos conocimientos en salud y en el funcionamiento de las personas mayores. Estudia el fenómeno de resiliencia en personas con bajo nivel socioeconómico y que tienen un buen envejecimiento. En este estudio se descubren una variedad de factores que protegen a estas personas de su bajo SEP.

La muestra analizada es de 11 personas mayores definidas con bajo SEP, resilientes y con envejecimiento adecuado (que pertenecen al grupo de estudio prospectivo de envejecimiento en Holanda -LASA- entre los años 1992 y 2016, entre 55 y 84 años). A través de entrevistas semiestructuradas, se busca identificar elementos que a lo largo del curso de su vida, contribuyen a la resiliencia.

Del análisis de los datos surgen 6 temas que apuntan factores que habilitan y desarrollan la resiliencia:
•El soporte social: a través de la ayuda puntual de amigos/familia, de las ayudas sociales y de la ayuda mutua en la comunidad.
•La realización de acciones concretas para mejorar sus propias condiciones socioeconómicas.
•El cambio de perspectiva: considerar los logros conseguidos a pesar de tener un bajo SEP.
•La perseverancia: lucha mental
•La resignación: aceptación de la situación con actitud positiva.
•La generatividad: enseñar y trasmitir conocimientos a otras generaciones, compensa la falta de oportunidades y da sentido de propósito y valía de la propia vida.

Las conclusiones del artículo apuntan a la importancia del sistema de protección social, el apoyo y reconocimiento de la comunidad. Por lo tanto, la resiliencia individual estaría relacionada con la resiliencia de la comunidad/sociedad. Además, detallan que no ser consciente de tener un bajo nivel SEP no es una desventaja, y que vivir adversidades que se extienden en el tiempo, si se viven con aceptación, tampoco lo es.

En el artículo se recomienda que, cualquier intervención para mejorar las políticas sociales, deberían ser diseñadas y discutidas con las personas objeto del estudio.

Muchas de las personas objeto de nuestra intervención en el día a día pertenecen a este grupo; podemos caer en el error de valorarlas igual, no viendo sus potencialidades y posibilidades. Intervenir fomentando su empoderamiento (a través de sus habilidades y recursos) y reduciendo estereotipos, puede mejorar nuestra práctica profesional.

Tough Times Have Become Good Times: Resilience in Older Adults With a Low Socioeconomic Position
Almar A L Kok, MSc Fenna van Nes, PhD Dorly J H Deeg, PhDGuy Widdershoven, PhD Martijn Huisman, PhD
The Gerontologist, Volume 58, Issue 5, 14 September 2018, Pages 843–852,