Los pacientes con multimorbilidad tienen mayor riesgo de descompensaciones, hospitalizaciones potencialmente evitables y mortalidad, y si la atención del médico que lo atiende se centra en una única patología, tendrá dificultades para manejar la complejidad que conlleva la multimorbilidad. Partiendo de esta idea, Julie P.W.Bynum et al publican este pasado septiembre un artículo en JAGS con el objetivo de determinar si la asistencia principal del paciente con multimorbilidad asumida por el médico de primaria conlleva mejores resultados clínicos que si el mismo paciente es atendido principalmente por un especialista. Dentro del grupo de médicos de atención primaria se incluyeron médicos de familia, de interna y geriatras, y se determinó que era el médico de referencia por el número de visitas realizadas de forma ambulatoria. Los pacientes estudiados fueron mayores de 65 años de la comunidad con dos o más patologías crónicas, y los outcomes principales: mortalidad, hospitalizaciones, uso de servicios externos, coste económico y patrón de visitas médicas.

De 25 millones de personas, un 22% tenían multimorbilidad. Se analizaron finalmente casi 4 millones de personas (> 65 años, multimorbidos, de la comunidad), de los cuales 2/3 tenían al médico de atención primaria como referente; 1/3 tenían un especialista como referente (cardiología> hematología> oncología). Comparado con pacientes con un especialista como médico referente, los atendidos mayoritariamente por el médico de primaria eran mayores, con mayor proporción de mujeres, mayor prevalencia de diabetes Mellitus y de demencia y que vivían en comunidades más pobres. Para hacer posteriormente el análisis comparativo, se realizó un emparejamiento de los dos grupos. Al comparar resultados observaron cómo pacientes con médico especialista de referente presentaron: mayor mortalidad, más hospitalizaciones, mayor coste económico, y menor continuidad asistencial. Entre los atendidos por el médico de primaria como referente, el uso de otros dispositivos de atención a la cronicidad o discapacidad fue mayor, como ingresos residenciales o atención domiciliaria.

De este estudio se extrae una conclusión que no nos es extraña a los geriatras, pues conocemos la importancia de la valoración y atención global que precisan estas personas altamente complejas y los resultados positivos asociados a nuestra conocida valoración geriátrica integral. Falta pues poner en conocimiento y con más énfasis estos datos a nuestros responsables políticos para promocionar y potenciar esta atención desde la atención primaria, proporcionando las herramientas y los recursos necesarios. Y es necesario también que la geriatría se integre de forma más intensa y decidida en la atención primaria.

Artículo: Bynum JPW, Chang CH, Austin A, Carmichael D, Meara E. Outcomes in Older Adults with Multimorbidity Associated with Predominant Provider of Care Specialty. J Am Geriatr Soc. 2017 Sep;65(9):1916-1923.

 

Tags: