Sami Loutfi

Sami Loutfi

Metge Geriatra
Adjunt al Servei de Geriatria del Consorci Sanitari de Terrassa.
Unitat Funcional d'atenció domiciliària al pacient crònic i complexe.
Sami Loutfi

Es bien sabido que en el último año de vida de las personas, es cuando más hospitalizaciones presentan y cuando se produce un mayor consumo de fármacos. Esto inevitablemente, nos lleva a que la hospitalización de estos pacientes debería servir para hacer una amplia revisión de los fármacos que toman y establecer los objetivos en su atención.

El artículo que comento esta semana, es un estudio observacional publicado recientemente en la revista Age & Ageing, donde muestra como los criterios del STOPPFrail pueden servir para este propósito. Se trata de una lista de 27 indicadores que ayudan al clínico a desprescribir medicación inadecuada/fútil en pacientes en su último año de vida. De hecho, el estudio tiene como objetivos dos muy claros: determinar la prevalencia de la medicación potencialmente inapropiada (PIM’s, en su acrónimo en inglés) definida en la herramienta del STOPPFrail en la lista de medicación al alta y por otro lado, medir el consumo de fármacos mientras están ingresados.

Para el estudio, se incluyeron personas de 65 años o más que estuvieron ingresados al menos dos días en el período comprendido entre Enero de 2014 y Diciembre del mismo año, excluyendo los pacientes que morían o que al alta se trasladaban a unidades de cuidados paliativos o residencias asumiendo estadiaje final de enfermedad avanzada.

En la muestra, se incluyeron finalmente 410 pacientes, con una edad media de 80.8 años. La polifarmacia era altamente prevalente, con una media de 8,4 fármacos por paciente. Al alta, el 63,7% eran frágiles severos o tenían un diagnóstico de enfermedad avanzada.

La prevalencia de PIM’s del STOPPFrail, era también notable. Más de un 80% de pacientes tenían al menos una medicación descrita en los criterios y un 34% tenían 3 o más medicaciones potencialmente inapropiadas. Si se hubiera implementado el uso de los criterios del STOPPFrail en pacientes con polifarmacia, habría resultado en aproximadamente una reducción del 23% del total de fármacos. Hipolipemiantes, inhibidores de la bomba de protones, antipiscóticos y suplementos de calcio, formaban el 59% de los PIM’s descritos en los criterios.

Por otra parte, cuando se tenía en cuenta el consumo de fármacos durante la hospitalización de estas personas, presentan unos resultados muy significativos: la media de fármacos consumidos durante todas sus estancias hospitalarias en su último año de vida eran de casi 24 ....

Una de las limitaciones del estudio es que no tiene en cuenta del 18 al 29% de las personas que no son hospitalizadas en su último año de vida, aunque probablemente como indican los mismos autores, los síntomas, la enfermedad y la polifarmacia son menos marcados en estas personas.

En resumen, se pone de manifiesto que las personas mayores en su último año de vida, tienen polifarmacia, y un cuarto de ellos toman toda esta medicación para prevención primaria a largo plazo, donde el beneficio es muy dudoso que se produzca. Además, un tercio de los pacientes ingresados, tomaban 3 o más medicaciones potencialmente inapropiadas.

Cada vez más, los profesionales clínicos en los hospitales (y fuera de ellos), deberán reconocer el paciente anciano frágil en su último año de vida y ser capaces de desprescribir todos aquellos fármacos sin beneficios claros a medio-largo plazo; saber reconocer cuándo estas personas entran en esta fase, será cada vez más importante. Los síntomas y la discapacidad asociada, son particularmente importantes en la toma de decisiones, teniendo en cuenta que ésta, siempre deberá ser individualizada y centrada en la persona.

Por todo ello, se postula que los criterios del STOPPFrail, pueden ser de gran ayuda para los clínicos en las decisiones de desprescripción en este contexto.

REFERENCIAS.
Drug consumption and futile medication prescribing in the last year of life: an observational study
D Curtin D O’Mahony P Gallagher
Age and Ageing, Volume 47, Issue 5, 1 September 2018, Pages 749–753. https://doi.org/10.1093/ageing/afy054