Ester Risco

Infermera at Parc Sanitari Pere Virgili
Investigadora en el grup de recerca CURES A LA GENT GRAN DEPENENT (CGGD).
Ester Risco

Las personas mayores de 85 años se suicidan (o lo intentan) tres veces más que el resto de la población. La gran mayoría, hombres. El suicidio puede llevarse a cabo de forma planificada pero también como "suicidio pasivo" (dejar de ingerir alimentos, interrumpir las prescripciones farmacológicas, etc ...). Dado que el suicidio es actualmente un problema de salud pública y que las personas mayores que intentan o que acaban suicidándose frecuentan el hospital, se cree que las enfermeras de los servicios de urgencias (por ejemplo) podrían ser figuras claves a la hora de detectar y prevenir estas conductas.

Esta es la justificación con la que se basan los autores del estudio que comentamos esta semana en este post. Un estudio que explora el conocimiento, la confianza y las actitudes de las enfermeras de urgencias ante la conducta suicida en personas mayores. Este se llevó a cabo en 4 hospitales de Sydney, Australia, mediante un diseño descriptivo  y  una encuesta ad hoc validada por un grupo de expertos.

Un total de 136 enfermeras contestaron a la encuesta. Esto representa la mitad de las enfermeras a las que se les ofreció participar. La gran mayoría (91%) reconocían la conducta suicida como un caso habitual pero sólo el 51% reconocían que era frecuente en personas mayores. Tan sólo un 16% habían recibido algún tipo de formación al respecto y sólo el 11% se sentían seguras y preparadas para hacer frente esta situación, es decir,  detectar los factores de riesgo y tomar medidas para una posible prevención.

A pesar de la alta prevalencia del suicidio en personas mayores parece que las enfermeras aún no lo reconocen como un gran problema dentro del servicio de urgencias. Esto justifica la necesidad de establecer nuevas estrategias que promueven su abordaje y sensibilicen a los profesionales. Se deben definir nuevas intervenciones formativas para ayudar a detectar los factores de riesgo del suicidio en personas mayores. Y también, intervenciones que favorezcan su prevención. Es verdad que a priori pensamos en el servicio de urgencias como un servicio dedicado a estabilizar situaciones agudas, algunas de ellas muy graves, pero con la gran afluencía de personas, y sobretodo de personas mayores, se convierte en un escenario idóneo para hacer el seguimiento de posibles conductas de riesgo como la intención de suicidio.

 

Para terminar, y a modo de resumen, destacamos ideas importantes que puedan favorecer el desarrollo de futuras investigaciones sobre el tema:

  • El suicidio en las personas mayores es un problema de salud pública potencialmente evitable que debe ser evaluado más a fondo y con urgencia.
  • Muchas personas mayores visitadas a urgencias pueden ser vulnerables al suicidio, presentando episodios de aislamiento social y depresión.
  • Las enfermeras disponen de una gran responsabilidad para valorar y remitir los pacientes a las intervenciones adecuadas.

 

 

Referencia del articulo:

Fry M, Abrahamse K, Kay S, Elliott RM. Suicide in older people, attituddes and knowledge of emergency nurses: A multi-centre study.  Int Emerg Nurs. 2019 Mar;43:113-118. doi: 10.1016/j.ienj.2019.01.003. Epub 2019 Jan 30.

 

 

Tags: ,