Sabemos que el envejecimiento se relaciona con un aumento de comorbilidad y por tanto de uso de fármacos, lo cual asociado a los cambios que se producen el ancianos favorece la prescripción de fármacos inapropiados (PIMs) y de efectos adversos, ingresos hospitalarios y mortalidad. Usando los criterios de BEERs/STOPP se estima que estas se producen entre 14.8-36% en pacientes ambulatorios y 35-79% en los ingresados.

De los muchos factores relacionados con la PIM pocos se habían centrado en la influencia de la especialidad médica prescriptora. En este estudio retrospectivo llevado a cabo en Brasil que incluye un total de 1.900 ancianos incluidos entre enero y mayo de 2015 se intenta determinar si durante el ingreso se produce un incremento en la prescripción de PIM (diferencia entre el día uno de ingreso y el día de alta) y comparar los patrones de prescripción entre las diferentes especialidades médicas.

El porcentaje de pacientes con PIMs incrementó de forma significativa usando ambos criterios. Se produjo un aumento del número total de fármacos prescritos durante el ingreso. Las especialidades en las que se produjo un mayor incremento de PIMs fueron neurología e infecciosas según criterios de BEERs y neurología y neumología según criterios STOPP

Los fármacos más frecuentemente considerados inapropiados fueron pauta móvil de insulina por su alto riesgo de hipoglicemia, benzodiacepinas como clonazepam, antipsicóticos como periciazina, espironolactona asociada a otros ahorradores de potasio y AAS a dosis altas así como el uso de corticoides sistémicos

Se objetiva en el mismo el aumento de PIMs durante la hospitalización. La especialidad en la que ingresa el paciente es un factor clave en la prescripción de PIMs siendo neurología, infecciosas y neumología las más relacionadas con este incremento. En el caso de neurología esto podría deberse al mayor uso de fármacos con uso en el SNC lo cual aumento el riesgo de efectos anticolinérgicos (benzodiacepinas, antipsicóticos, anticomiciales…).

Puntos clave de la publicación:

  • Estos hallazgos reflejan, quizás, el impacto que puede tener sobre nuestros ancianos la atención fragmentada centrada en patologías específicas de órgano sin tener en cuenta una visión y un abordaje global de los mismos.
  • La necesidad de una mayor formación en lo referente a los cambios farmacocinéticos y farmacodinámicos que ocurren en el anciano facilitando de esta manera alternativas terapéuticas a los mismos.
  • Plantearse en algunos casos el trabajo conjunto con farmacólogos a fin de reducir la aparición de PIMs y sus consecuencias sobre la población anciana

Inappropriate Prescribing in Older Hospitalized Adults: A Comparison of Medical Specialties

JAGS 66:383–388, 2018