Esther Roquer

Esther Roquer

- Metgessa especialista en geriatria al Hospital Universitari Sant Joan de Reus.
- Médico especialista en geriatria, Hospital universitario Sant Joan de Reus.
Esther Roquer

El artículo de esta semana, publicado en la revista BMC geriátricos el mes de Enero, es la presentación de un estudio que se llevará a cabo a nivel de atención primaria de Castilla y león y donde se quiere demostrar la efectividad clínica de las nuevas tecnologías en pacientes de edad avanzada. Combined use of smartphone and smartband technology in the improvement of Lifestyles in the adulto population over 65 years: study protocolo for a randomized clinical trial (EVIDENTE-Age study). Recio-Rodríguez et al. BMC Geriatrics (2019) 19:19

Las nuevas tecnologías se han convertido de manera progresiva en un soporte fundamental y una herramienta para la práctica clínica diaria, en especial para la información y comunicación entre profesionales y pacientes así como para la monitorización de los pacientes de cara a la prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades crónicas y promoción de estilos de vida saludable. El grueso de la evidencia de su efectividad es importante en pacientes adultos pero no hay tanta evidencia en población envejecida dado que la adopción de las nuevas tecnologías por parte de este grupo etario ha sido más lenta. Sin embargo, en el artículo se menciona que actualmente cada vez más personas mayores usan y está familiarizadas con el uso de nuevas tecnologías, estimándose hasta un 60% el uso regular de Internet en mayores de 65 años y el 18% dispone de smartphones (telefonía inteligente).

El objetivo del estudio es evaluar la efectividad del uso combinado de smartphones y smartbands durante 3 meses junto con un asesoramiento breve en hábitos de vida, versus el asesoramiento solo, para aumentar la actividad física de los participantes y mejorar los hábitos alimenticios. Como objetivo secundario se marcan evaluar el efecto de la intervención sobre la composición corporal, calidad de vida, actividades de la vida diaria y rendimiento cognitivo. Se trata de un ensayo clínico controlado y randomizado con grupos paralelos que se está llevando a cabo en tres unidades de atención primaria de Castilla y León. Los criterios de inclusión son pacientes de edades entre 65 y 80 años sin deterioro cognitivo (MMSE> 24). A nivel de la intervención a todos los pacientes se les darán consejos nutricionales y de actividad física diaria previo al inicio del estudio y al grupo intervención se les dará un Smartphone durante los 3 meses que dura la intervención, siendo entrenado el  paciente en su uso  en la primera vista. La aplicación permitirá hacer seguimiento de la actividad física mediante la integración de la información recopilada por la smartband y de los alimentos consumidos que registrará el paciente a través de la aplicación. Al final del día la aplicación hace recomendaciones y un plan personalizado para mejorar los hábitos alimentarios y la actividad física de los siguientes días según los resultados reflejados por la smartband. A través de los registros también se analizarán objetivos secundarios como el grado de sedentarismo del paciente, cambios en la dieta del paciente (buscando mayor adherencia a las recomendaciones de la dieta mediterránea), la composición corporal (IMC, grasa corporal), situación cognitiva y cambios en las actividades de la vida diaria y de la calidad de vida de los pacientes al finalizar la intervención.

El estudio, que se ha presentado en este último número del BMC Geriatrics, busca un objetivo fundamental de todos los que trabajamos con población de edad avanzada que es potenciar el envejecimiento saludable manteniendo la autonomía de las personas el mayor tiempo posible. El uso de las nuevas tecnologías se ha demostrado efectiva en promoción de la salud a nivel de población adulta por lo que es probable que también sea efectiva en este grupo etario más envejecido. Los investigadores han modificado la aplicación teniendo en cuenta las características de la población del estudio (déficits sensoriales y otros) y habrá que ver si, tal y como esperamos, el estudio concluye con éxito y demuestre la efectividad de estas "nuevas" tecnologías en el manejo médico de los ancianos.

Aquí está el enlace:

https://bmcgeriatr.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12877-019-1037-y

 

Tags: ,